sábado, enero 08, 2011

El por que me gusta Investigar.

Por: CP Álvaro Fonseca Vivas
Desde el concepto de investigación que tiene muchas facetas, algunas de ellas aparentemente paradójicas y en el mundo globalizado de la tecnología de hoy, la palabra investigación tiene una connotación de mágica y mítica en sus alcances, y como resultado de las investigaciones formativas y aplicadas que se han realizado en los últimos años, ha aumentado profusamente la literatura en este campo, creando en ocasiones confusión.
Para algunos autores la investigación es ciencia o conjunto organizado de conocimientos y métodos unificados. Para otros es un arte, un ejercicio donde los conocimientos se adquieren por la experiencia, por la solución de los problemas que la persona plantea. Aunque somos partidarios en algunas ocasiones de la segunda, de descubrir la ciencia mediante la búsqueda de soluciones a través del ejercicio de la profesión en la que tienen sólidos conocimientos, tenemos que aceptar que la investigación es más compleja que ese ejercicio, que es la ciencia y que no hay que estudiar y aprender su método. La investigación es simple y compleja, es teoría y práctica, es instrucción formal y experiencia informal; la investigación es ciencia y es arte.
El bienestar y calidad de vida de las personas y el desarrollo del país están sujetos al fomento y apoyo de procesos de investigación mediante los cuales se proponen estrategias de solución a problemas de tipo teórico o prácticos, y de vislumbrar nuevos caminos de acción. Por ello, que la actitud investigativa, la cual define Tamayo y Tamayo (1999)[1], como el espíritu de permanente observación, curiosidad, indagación y crítica de la realidad. Es entendida, como la búsqueda de la verdad, las razones y los por qué, es una forma de pensamiento puesto en acción.
Es importante desde este punto de vista que los objetivos que las universidades han de asumir en investigación, han sido establecidos en el marco de la ley 30 de 1992, tales como la búsqueda y generación de conocimiento, es decir, una experiencia de investigación de alto nivel. En el mismo sentido, el CNA, ha señalado como parámetro para la obtención del registro calificado de los programas, la presencia de una investigación formativa, como manifestación de una cultura investigativa. Como al respecto señala Bernardo Restrepo, ¨la calidad de la educación superior (…) está íntimamente asociada con la práctica de la investigación¨, en este caso, ¨se hace referencia no sólo a hacer investigación, sino también, (…) a ser capaz de consumir investigación y de utilizarla pertinentemente en la docencia”.[2]
La investigación es concebida como el proceso reflexivo, sistemático, crítico y creativo desde el cual se analiza la producción, transmisión y utilización del conocimiento. Como señala Hurtado (2000) como proceso y contenido, es el producto del conjunto de conocimientos, valores, destrezas y habilidades susceptibles de ser identificados y transmitidos de una forma ordenada y secuencial y con un grado creciente de complejidad, de acuerdo con el nivel de desarrollo del estudiante" (p.208).[3]
Se busca que la comunidad educativa se interese en conocer, descubrir, explicar e interpretar fenómenos o hechos socioculturales o naturales del mundo;[4] en tal sentido, se han estructurado estrategias que desarrollan las competencias que están relacionadas con el proceso investigativo, así como con el empleó de altos procesos de pensamiento (lógico deductivo o inductivo o sistémico).
Desde el modelo curricular se invita a los grupos de investigación (maestros - investigadores y asistentes) a realizar investigacionesque desde la precisión de Ossa Londoño [5] se orienten hacia:
¨descubrir el mundo mediante la lectura de la cotidianidad; encontrar las membranas y las imbricaciones entre naturaleza, cultura y sociedad, todo ello con base en el asombro, la curiosidad y el entusiasmo (emotividad), y en la formulación de preguntas y de hipótesis (racionalidad) ¨. (pág. 3).
Desde el modelo pedagógico se ha establecido que la formación investiga se articule con el conocimiento disciplinar, tecnológico y profesional y con las prácticas profesionales, se busca así suministrar conocimientos teóricos, metodológicos y estadísticos, así como desarrollar las habilidades y destrezas necesarias para la gestión de investigaciones, y generar actitudes que conduzcan a valorar la investigación como una vía para reconstruir la realidad. Desde la propuesta de Gil[6], la metodología combina la creatividad del pensamiento divergente con el rigor de la contrastación de las hipótesis, diseñar experimentos, realizarlos y analizar cuidadosamente los resultados obtenidos, con una atención particular a la coherencia global, para que se produzcan cambios conceptuales y la construcción del conocimiento científico.[7]. Por tanto supera la transmisión verbal, y se encuentran problemas en los que quienes actúan de directores-formadores son expertos.
Tomando en consideración el análisis de Fernando Vásquez (2007),[8] la investigación es una aventura en la cual hay que arriesgarse, que al plantear una investigación encierra muchos peligros, los cuales hay que ir solventando y por lo tanto genera angustias que un día se tiene un planteamiento y cuando se sigue trabajando se encuentra con obstáculos y se cambia nuevamente su planteamiento con el seguimiento de los tecnicismos, la investigación encierra para mí un accionamiento que si no con llega a estar conforme con lo que se ha hecho se cambia y siempre se está inconforme con los resultados que se encuentran, porque siempre se quiere ir resolviendo esos paradigmas que se encuentran en el camino del tema que se está investigando y en especial cuando hace relación a una profesión como es la Contaduría Pública, en la cual se piensa que todo ya está inventado y no es así. Por lo tanto creo que hay mucho que hacer en esta profesión y esta es la oportunidad de poder ahondar mis conocimientos y ponerlos en práctica con los estudiantes y los interesados en el desarrollo y cambio de esos paradigmas, que en nuestra formación de pregrado no tuvimos.
En el trabajo que se hace desde la academia del pregrado que es el pilar la base de la formación profesional, donde se tiene que corregir los errores que se cometen en la educación secundaria, la investigación bien sea formativa o aplicada se está dando en el campo de las diferentes profesiones y en los procesos de formación investigativa se orientan a desarrollar conocimientos, habilidades, aptitudes y actitudes básicas para el desarrollo de procesos de investigación, que en años anteriores eran privilegios para solo algunas profesiones. Hoy en día ya se resalta la importancia de la investigación para el mejoramiento de la calidad del conocimiento en el aula de clase, en la actividad profesional, la vida empresarial aunque en este campo hace falta mucha relación o convenios con empresarios que involucren a la academia con la realidad de las empresas, para poder formar un espíritu investigativo y se puedan dar cambios significativos en el desarrollo de procesos, políticas y el estudiante pueda aplicar sus conocimientos y conformar más aun esa actividad de aplicabilidad en las mismas, con la formación en maestría de sus docentes, tutores, directivos y otros que los rodeen.


[1] TAMAYO Y TAMAYO, Mario, La investigación. Serie Aprender a investigar, Modulo 2, ICFES, 1999.
[2] RESTREPO GÓMEZ Bernardo Conceptos y Aplicaciones de la Investigación Formativa, y Criterios para Evaluar la Investigación científica en sentido estricto.
[3] HURTADO, Retos y alternativas en la formación de investigadores. Caracas Fundación Sypal, 2000.
[4] MUNEVAR M. Raúl A.; QUINTERO C. Josefina. Investigación y pedagogía. Universidad de Caldas. Santiago de Chile. Disponible en: http://www.rehue.csociales.uchile.cl/ publicaciones/enfoques/05/articulo1.htm - 106k
[5] OSSA LONDOÑO, Por una formación universitaria integral. México. Campus Milenio y Riseu. Universidad y Sociedad, 2004. http://www.riseu.unam.mx/documentos/archivo/Campus_Milenio/J.Ossa.pdf
[6] GIL PEREZ, Daniel, GUZMÀN OZAMIZ, Miguel. (1993) Enseñanza de la ciencia y la matemática. Tendencias e innovaciones. Universitat de Valencia. Organización Estados Iberoamericanos – OEI. Disponible en: http://www.campus-oei.org/oeivirt/gil02b.htm
[7] GIL PEREZ, GUZMÀN OZAMIZ, Op. Cit.
[8] VÁSQUEZ RODRIGUEZ, Fernando Educar con Maestría, 2007 Universidad de la Sallé

No hay comentarios:

Publicar un comentario